Nuestras instalaciones | Mandul

Las instalaciones actuales

 

  La primera fábrica, no podía ser más premonitorio, estaba situada en Malagón en la calle de Santa María Magdalena y desde ahí se repartían pedidos para toda España. Las famosas rosquillas fritas o los bizcochos borrachos hacían las delicias de nuestros clientes repartidos por todo el país.

Entre los 80 y los 90 se retorna al obrador de pan y la empresa se centra de nuevo en el mercado más local, pero es al fallecer el patriarca, cuando Julián Martín-Ondarza toma el mando y ya bajo la denominación actual de Mandul se vuelve a vender nuestro producto por toda España.
En agosto del 1996 nos trasladamos a la nueva fábrica y pasamos de unos escasos 400 metros a los 2500 metros actuales. En el año 2000 se instala la primera linea automática con la que se empiezan a producir los populares roscos y las exitosas coronas. En el 1997 empiezan a introducirse los dosificadores y el crecimiento exponencial de la producción se corresponde con un crecimiento paralelo de la demanda.
La respuesta del mercado era tal y la capacidad de producción tan limitada, que algunos de los clientes dormían a las puertas de las instalaciones para asegurarse que todo lo que salía por la puerta del almacén acabaría en sus almacenes.

 

Las instalaciones en proyecto

  Es tal la exigencia del mercado que la empresa ha decidido dar un paso al frente y muy pronto podremos disfrutar de las nuevas instalaciones. En el nuevo proyecto pasaremos de los 2500 metros actuales a ocupar una parcela de 15.000 metros cuadrados que en la primera fase tendrá 6000 metros dedicados a la nueva línea de producción. El objetivo es trasladar de una manera paulatina toda la producción a las nuevas instalaciones. Ya sin barreras que constriñan el crecimiento de una empresa que, gracias a sus clientes, no tiene techo. Con estas instalaciones daremos una respuesta aún más rápida a las demandas de nuestros clientes. Seremos aún más competitivos y profundizaremos en el desarrollo de nuevas líneas de trabajo.